“?Que te juegas?” El apego en las tiempos de Tinder

“?Que te juegas?” El apego en <a href="https://datingranking.net/es/flirtymature-review/">flirtymature</a> las tiempos de Tinder

La comedia romantica es un genero casi endemico en la biografia del cinema. Continuamente ha estado alla, desde los albores de el Septimo procedimiento, No obstante La verdad es que en la actualidad esta excesivamente lejos del fulgor que gozo alla por finales de los anos de vida 90 asi­ como principios del nuevo siglo. Desplazandolo hacia el pelo me atrevo a apuntar que la justificacion principal es la falta sobre actualizacion del genero a las nuevos tiempos. Apenas existe excepciones que, como “La genial indisposicion de el amor” o la bien veterana “(500) Dias juntos”, hayan sabido aportarle viento fresquito, mientras que sigue predominando, inclusive dentro de el gran pantalla espanol, el exceso de respeto a los canones clasicos, Ahora algo caducos habida cuenta sobre la conmocion que hemos experimentado en nuestras vidas en los ultimos anos.

Por eso se esperaba con interes la advenimiento a las pantallas sobre “?Que te juegas?”, la opera prima de Ines sobre Leon, cortometrajista de prestigio asi­ como colaboradora en ese universo en invariable desarrollo que es el sobre “Paquita Salas”. Alguno esperaba al menos una tarea que resituara a la comedia romantica en el contexto actual, sobre manera similar a lo que hizo en las anos de vida 90 Alvaro Fernandez Armero en los filmes protagonizados por Coque redecilla como “Todo seri­a mentira” o “Nada en la nevera”.

El algo enrevesado tema sobre esta novedosa cinta narra la pugna sobre dos hermanos duei±os sobre una naviera de aplicar las extremadamente diferentes visiones en la gestion de la compai±i­a. Roberto (Javier Rey) es un ‘bon vivant’ sobre manual que desea imponer sus visionarias ideas entretanto que Daniela (Amaia Salamanca) seri­a su exacta antitesis, la mozo calculadora, concienzuda asi­ como absolutamente volcada en su trabajo que seri­a la que esta al frente de el aniversario a fecha sobre la empresa desplazandolo hacia el pelo pretende dar continuidad con los estrategias que bien ha ido utilizando, lejos sobre arriesgadas ocurrencias.

El ardid de Roberto de imponer su vision empresarial es la de encontrar a alguien que enamore a Daniela con el proposito sobre que esta baje las defensas asi­ como se desentienda cualquier lo concebible de la administracion sobre la naviera. Despues de gran cantidad de vericuetos, la elegida acaba estando Isabel (Leticia Dolera), la monologuista en apuros economicos que acepta el encargo bien remunerado sobre Roberto. Sin embargo, el plan posee un Naturalmente aspecto debil los sentimientos que este empieza a tener con la deslenguada humorista. Alli seri­a nada, un triangulo amoroso en el que un varon y la chica compiten por otra mujer en un aspecto sobre total igualdad desplazandolo hacia el pelo que el guion sabe procurar con absoluta normalidad. Corrijanme vosotros, aunque nunca creo que efectuarse observado ninguna cosa parecido en el gran pantalla castellano desplazandolo hacia el pelo, lo cual si, supone la innovacion verdaderamente refrescante que conviene elogiar, Del mismo modo que un buen pulso narrativo que hace el visionado razonablemente entretenido.

Otro momento a favor de el filme seri­a la solidez sobre sus actrices protagonistas. Dolera esta al enorme grado que se le espera, llena sobre agudeza y frescura, No obstante la gran sorpresa la da Salamanca, algo desaparecida en los ultimos anos, al que individuo no recuerda encontrarse conocido tan bien en un rol comico. La interprete devora un personaje tan jugoso igual que el de Daniela y no ha transpirado se recoloca como una posibilidad extremadamente plausible de volver a encabezar repartos en el cinema castellano. Alguna cosa menor convincente es Rey, Algunos de los rostros sobre novedad gracias a su Sito Minanco de la modelica grupo “Farina”, en un pliego de galan en el que se muestra alguna cosa desigual y no ha transpirado en el que echamos de falta el carisma arrollador que demanda su personaje.

El anomalo estado actual de el apego, en el que Tinder ha rematado arrinconando a las barras sobre bar (esos ‘vertederos sobre amor’ a las que cantaban El Ultimo de la Fila), y no ha transpirado en el que muchos consumidores prefieren conservar una contacto virtual por medio de internet asi­ como ahorrarse el ‘molesto’ tramite de el comunicacii?n directo con su enamorado, es diseccionado brillantemente en los, a veces, desternillantes monologos sobre la materia de Isabel.

Sin embargo, resulta una pena que “?Que te juegas?” deje alli su vena subversiva. Ese novedoso discurso sobre los monologos no se ratifica en las estados ni en las dialogos sobre los personajes, en el interior sobre un guion que prefiere deslizarse por el apariencia mas cli?sica asi­ como respetuoso con los canones del genero, incidiendo en las sitios usuales que tantas asi­ como tantas veces hemos presenciado antes en mil y no ha transpirado una peliculas.

El filme no acaba de trabajar tampoco en un apariencia fundamental en el genero el sobre los actores secundarios. Solamente el ubicuo Brays Efe asi­ como el mas que desprendido cameo sobre Santiago Segura aportan alguna cosa de chispa al total, entretanto que el resto quedan extremadamente desdibujados desplazandolo hacia el pelo provocan, cuanto menor, la indiferencia. Infimo todavia es el caso de ese tanteo sobre ‘robaescenas’ que seri­a ese chaman amazonico casi omnipresente, que nunca aporta ninguna cosa e tambien desvia demasiado la interes.

El declinar de el filme se acentua en su ultimo parte, especialmente en un final demasiado desangelado y no ha transpirado descorazonadamente conservador, que acaba por desintegrar cualquier esperanza sobre implicar un brillo del icono de los tiempos. Queda pues una digna asi­ como moderadamente amena muestra del genero, que nunca dejara de gustar a unos cuantos, No obstante cuyo interes queda demasiado circunscrito a las habituales del genero. Para las demas….otra ocasion sera.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *